lunes, 9 de enero de 2017

Pese a conflictos en el vivac asambleísta califica de exitoso paso del Dakar

Para la vicepresidenta de la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro (ALDO), Danitza Villarroel, quien fue parte de la organización del paso del Rally Dakar por la región, el mismo fue un éxito al atravesar por la Capital del Folklore de Bolivia, pese a los conflictos que se suscitaron en el vivac (campamento) en la plataforma destinada para el Puerto Seco.

Según la asambleísta orureña, la decisión de destinar como vivac al Puerto Seco, en la comunidad de Cala Caja en el municipio de Paria con su capital Soracachi, fue de la Amaury Sport Organisation (ASO), quienes organizan la competencia, pese a brindar otras opciones, deslindando cualquier responsabilidad.

"Cuando se ha hablado del vivac teníamos varias opciones, como el aeropuerto (internacional Juan Mendoza), el cuartel Braun, el regimiento Camacho, pero la ASO por tema de seguridad fueron los que escogieron el Puerto Seco, pero la inspección no se realizó en tiempo de lluvia, no podemos luchar contra el factor climatológico", enfatizó Villarroel.

Pese a los inconvenientes en el campamento, la vicepresidenta de la ALDO, se siente segura que para la próxima competencia se tomará en cuenta a la ciudad de Oruro y otras partes del departamento para la versión 2018 del Rally Dakar.

"Pese a la lluvia hemos estado todos para recibir al Rally Dakar, Oruro ha recibido a todos con los brazos abiertos y creemos que prácticamente los competidores se sintieron muy bien recibidos, porque la muestra de afecto fue grande por toda la (Avenida de) Circunvalación, parte de la carretera hasta llegar al Puerto Seco", enfatizó Villarroel.

Sobre el gasto que realizó el Gobierno Autónomo Departamental de Oruro (Gad-Oru) para recibir al Rally Dakar, Villarroel asegura que fue mínimo, sin detallar montos, porque no existen muchos recursos, pero se dará un informe económico en los próximos días, para absolver cualquier duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada