sábado, 12 de noviembre de 2016

Gobernador: Sequía en Oruro está en manos de la Pachamama

La problemática de la sequía estaría en manos de la "Pachamama", según el gobernador del departamento Víctor Hugo Vásquez, quien aseguró que las tareas de contingencia y asistencia a los municipios y comunidades, no son suficientes para contrarrestar las consecuencias de la falta de agua.

"Si es que no llueve un mes más, la situación va a ser catastrófica", así se refirió el gobernador del departamento al hacer énfasis en las consecuencias, producto de la sequía, si es que durante el último mes del año no se registran lluvias en toda la región, particularmente en el occidente del departamento donde se tiene mayor incidencia.

Siendo Oruro, uno de los mayores productores de quinua, se estableció que las pérdidas en cuanto a siembra de cosechas se superarían el 50% aproximadamente, siendo un factor negativo para los sectores productores.

"La quinua es lo que más se puede visibilizar en este momento, otros productos todavía tienen su tiempo, todavía se puede tener esperanzas si es que llueve", sostuvo el gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez.

De la misma manera se dijo que los trabajos y acciones que se emprendieron hasta la fecha con el objetivo de contrarrestar los efectos de la sequía, no llegaron a cumplir el objetivo esperado por la magnitud de los daños registrados, y que aún son latentes pese a encontrarnos en una época de transición a una temporada húmeda.

"Hemos repartido semillas, forraje, hemos repartido alimento balanceado, hemos repartido tanques de agua, hemos perforado pozos, hemos escavado y limpiado vigiñas, hemos distribuido aguas por cisterna, hemos entrado con vacunación a los animales, entonces, hemos trabajado de manera conjunta", indicó la primera autoridad del departamento.

Pese a llegar a asistir a las comunidades con todas estas gestiones, será muy determinante las precipitaciones pluviales que al momento son muy escasas en gran parte de los municipios.

Los comunarios van expresando su preocupación por la rigidez de estos eventos, indicando que varias hectáreas sembradas dando inicio a una nueva campaña agrícola, están en riesgo de pérdida por la falta del recurso hídrico para su riego.

De la misma manera se pone en duda la subsistencia de las cabezas de ganado, por la falta de agua y forraje para la alimentación de los animales que incluso en algunos casos, fue evidente que optaron por comer la fibra de la parte del lomo, unos a otros.

La situación en la región es crítica, al igual que el gobernador, las autoridades originarias esperan que en las próximas semanas las precipitaciones pluviales pueda ser la única alternativa que garantice la actividad agropecuaria en el occidente del país, garantizando la subsistencia en el área rural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada