jueves, 14 de julio de 2016

Gilberto Rojas, un orureño que supo plasmar su talento para la eternidad

El artista y compositor, Gilberto Rojas Enríquez fue un orureño que supo plasmar su talento para la eternidad, pues dejó su huella en los surcos de los discos que ahora son reliquias, pero que fueron reeditados para conocimiento de las nuevas generaciones.

Para muchos que crecimos escuchando estas composiciones es un honor y privilegio haber sido parte de una época en la que la música nacional fue la más importante en todo tipo de acontecimiento o actividad, puesto que en ellas lo primero que se escuchaba eran los acordes de tan hermosas canciones escritas por don Gilberto Rojas.

Durante mi infancia, sabía cuán importante era don Gilberto Rojas, puesto que se hablaba de su persona y se escuchaba en los medios radiales sus composiciones, algo que era muy familiar ya que a medio día, a la hora de almuerzo donde se compartía familiarmente, su música era importante, era tanto el entusiasmo que por ejemplo mi abuela se paraba y empezaba a bailar con mucho entusiasmo, son cosas que jamás olvidaré.

Es por esta razón que me emociona escribir sobre el

maestro Gilberto Rojas, a quien escuché alguna vez, al que llamaron el Beethoven andino, pues no en vano a pesar del tiempo continúan vigentes sus composiciones, porque eran alegres además de describir los lugares que llegó a conocer, motivo por el que escribió una canción casi para todos los departamentos, pero creo que la que se convirtió en una especie de himno fue Viva Santa Cruz que a su letra dice "Viva Santa Cruz, bella tierra de mi corazón" y si en este instante lee este artículo continuará cantando la canción porque es demás conocida a nivel nacional y seguramente internacional, más si la escuchó en la voz de la señora Gladys Moreno, con tan espectacular voz que tenía.

Otras de sus composiciones "A la viborita chis, chis, chis, que en las bodas pone a bailar incluso a las personas de la tercera edad, pues es tan contagiosa que no faltó una recopilación de artistas internacionales, es por esta razón que quizá que conocemos muchas de las canciones que nos ponen a bailar, aunque lamentablemente las nuevas generaciones quizá desconocen quién fue el compositor de la mencionada canción.

Pero hay otras que no dejan de gustar a pesar de ser cuecas que no se bailar mucho, pero al escuchar la canción, nos dejamos llevar con el pensamiento hasta el lugar al que fue dedicada como el de Flor de Chuquisaca, que en la introducción dice "Flor de Chuquisaca, me voy de tu lado, me voy llorando porque te dejo, mi pobre corazón, si pudiera hablarte, el buen Churuquella, te contaría lo que he sufrido, por conquistar tu amor", al escribir estas líneas me emociono pues me llevan a mi niñez y me imagino bailando a una dama de pollera con su sombrero característico y el donaire de su pañuelo.

Pero existen otras canciones que nunca serán olvidadas como Dios te guarde madrecita (1937); A Uyuni (huayño, 1956), Potosí de mi amor, Prenda querida (polca), Viva Cochabamba (huayño), Flor de Santa Cruz (carnaval), Negrita (taquirari), Luna chapaca (taquirari), Ojos azules, Claveles Rojos, La Paz inolvidable, K´ochalita y Cunumicita un tema que los jóvenes que danzan en los tobas en Carnavales bailan con alma vida y corazón.

Pero el tema que nos apasiona y que sin saber que fue escrito por don Gilberto Rojas también cantamos los orureños, "Oh mi Oruro" cuya letra dice:

Con toda la inspiración

A tus pies deposito mi amor,

Tierra de mi corazón,

¡Oh! tierra querida del gran Pagador.

Aunque me encuentre lejos de ti,

¡Oh! mi Oruro no te olvidaré,

en mi alma te llevaré

y con tu recuerdo yo voy

a vivir.

Ay, ay, ay,

Como extraño tus noches de amor,

Recordar,

Es vivir un ensueño en flor.

¡Al escribir estas líneas ya me dieron ganas de bailar nuevamente en Carnavales!

Y al tratar de escuchar las canciones de don Gilberto Rojas, escuché una entrevista que le hicieron en un canal chileno donde le preguntaron, para que escribe y el respondió "Primero el compositor escribe para sí mismo, luego para su pueblo y posteriormente para el exterior, pero ningún departamento se quedó sin que tenga algo mío", aseguró.

En estas pobres líneas demuestro que no solo las personas mayores como nuestros abuelos o papás se emocionan al escuchar tan bellas canciones escritas por don Gilberto Rojas.

Para terminar este artículo que es más una vivencia personal, es necesario dar a conocer que las personas amantes de la música nacional, especialmente los orureños, que don Gilberto Rojas Enríquez, nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 sus padres fueron Juan Rojas Ralde e Irene Enríquez.

Desde sus 3 años ya tocaba el charango y su carisma musical fue heredado de su madre que le daba lecciones de piano tocando composiciones nacionales que fueron su base para tan importante trayectoria como compositor.

Sus padres le inscribieron en el Conservatorio Nacional de Música de La Paz.

De adulto debió cumplir con su patria, siendo parte de la contienda bélica entre Bolivia y Paraguay, asistiendo a la Guerra del Chaco donde obtuvo la medalla "Cruz de Bronce". Y según publicaciones sobre su vida se conoció que después de la contienda de la Guerra del Chaco, se efectuaron en 1963 "Las Olimpiadas Nacionales", en La Paz donde observó el traje típico de todos los departamentos, lo que le motivó a escribir varias canciones, aunque le gustó el ritmo de taquirari motivo por el que varias de sus creaciones fueron en este ritmo.

En homenaje a los 100 años del nacimiento del compositor, músico y educador Gilberto Rojas Enríquez, se preparó un trabajo musical preparado por su hijo Andrés Rojas con apoyo de varios artistas entre ellos Guisela Santa Cruz, Yuri Ortuño, Pepe Murillo, Enriqueta Ulloa, Yalo Cuéllar, Esther Marisol, Omar Gonzales, Mimi Arakaki y Rubén Luna, quienes interpretarán huayños, taquiraris, cuecas y otros estilos musicales que se plasmaron en un disco compacto con las composiciones del maestro y compositor que estarán presentes hoy, mañana y siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada