domingo, 29 de mayo de 2016

Teleférico minimiza imagen del Monumento del Minero

El teleférico, que aún está en etapa de construcción de las obras civiles, muestra una nueva imagen de la zona del Santuario de la Virgen del Socavón: El monumento del Minero, que durante más de 50 años, era la representación genuina de Oruro, ha quedado minimizado ante los pilares gigantes del nuevo sistema de transporte turístico.

El teleférico ya tiene listos los cuatro pilares que unirán el monumento de la Virgen del Socavón, en la cima del cerro Santa Bárbara, con la plaza del Socavón, donde se encuentra el monumento del Minero. Solo falta que se termine la estación baja del teleférico de tres pisos, que tapará la visibilidad de una parte del Santuario del Socavón.

El presidente del Comité de Defensa del Patrimonio, Carlos Delgado Murillo, dijo que, en la práctica, con el teleférico, “se corre el riesgo de perder nuestros valores culturales, ritos y tradiciones” con esta clase de obras, como el teleférico que se ha instalado en la misma plaza del Socavón.

La última fotografía obtenida hace pocos días, muestra un pilar del teleférico, construido al frente del monumento al Minero. El pilar tiene dos metros de ancho y tapa la visibilidad de aquel monumento que fue construido después de la revolución de 1952, como homenaje a los mineros que derrocaron a un gobierno de la oligarquía.

En el mismo lugar, se encuentran una palliri (mujer que escoge minerales) y un carro metalero que se utilizaba en las minas, como medio de transporte de la ingente cantidad de plata y estaño que salió de los cerros de la mina San Miguel, San José, La Colorada y otras minas que desde 1558 fueron explotadas, primero por los españoles, y después por el Estado, desde 1952, con la nacionalización de las minas.

El monumento del minero se quedó tan pequeño, frente al gigante y ancho pilar del teleférico. Allí se realizaban los principales actos de homenaje al Día del Minero, el 21 de diciembre, pero también el 31 de octubre, Día de la Nacionalización de las Minas.

La zona del Socavón tenía como principal atractivo al Santuario donde se encuentra la imagen de la Virgen de la Candelaria, llamada también Virgen del Socavón. Por el sótano se puede ingresar a la mina de plata y ahora convertida en el Museo Mineralógico. En la misma plaza, se encuentra el Monumento del Minero y a pocos metros una Cruz Blanca.

La Plaza del Socavón es el principal lugar de la realización de acontecimientos cívicos, culturales y religiosos. El Carnaval de Oruro, declarado hace 15 años como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, termina precisamente en las puertas del Santuario del Socavón. Se trata del acontecimiento cultural y religioso más importante de Bolivia.

A esos atractivos, se suma ahora un teleférico que será concluido en julio próximo. Es posible su entrega para el 6 de agosto de 2016. El proyecto tiene un costo de 18 millones de dólares. Los pilares están listos para la colocación del cable y de las cabinas, pero aún falta la construcción de la parada o estación baja y de la estación alta. Las obras civiles siguen en proceso de edificación.

El teleférico debía ser entregado en febrero de 2016, pero el gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, autorizó la ampliación del plazo de construcción, por cinco meses más, para garantizar la buena ejecución de las obras.

Según el arquitecto Carlos Delgado Murillo, “si el contenido simbólico del Carnaval de Oruro se pierde; si se destruyen permanentemente los espacios culturales y si se desmerecen las tradiciones, ritos y costumbres, no estamos lejos de estar en la lista roja del patrimonio”.

Dijo que muchas autoridades, “no comprenden el verdadero significado” del espacio cultural y religioso del Socavón y “menos han tenido la oportunidad de ser practicantes del hecho cultural, la ignoran y por eso la destruyen bajo el equivocado criterio de modernismo, pero estos, tarde o temprano tendrán que responder; otros crean organizaciones con afanes comerciales entre otros que tan solo con su silencio se convierten en cómplices de la destrucción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada