miércoles, 18 de mayo de 2016

Según asambleísta Saúl Sánchez Nadie detiene destrucción y loteo de arenales Oruro

Nadie detiene la destrucción y el loteo de la zona de arenales de Cochiraya de Oruro, ubicada al Noroeste de esta ciudad, por la constante construcción de viviendas clandestinas que, en forma misteriosa, aparecen con el aval de exfuncionarios municipales.

“La Alcaldía realiza algunas tareas de prevención, pero no termina en cuidar el patrimonio de Oruro”, afirmó el asambleísta departamental Saúl Sánchez, después de la realización de una inspección al lugar, donde solamente se visita durante la Semana Santa, pero después, durante los 365 días del año, se olvida todo.

Según los técnicos municipales, hasta el momento, “se ha perdido por lo menos el 50 por ciento de las dunas de arena y, en forma permanente aparecen más construcciones, incluso el loteamiento de los terrenos donde están ubicados los arenales”.

El jefe de Ordenamiento Territorial de la Municipalidad, Julio César Miranda, dijo que se efectuará, por primera vez, la notificación a los supuestos dueños de las viviendas aledañas, para que presenten sus documentos de propiedad y, si no tienen esos papeles registrados en Derechos Reales, se dispondrá la demolición, por considerarlas construcciones clandestinas.

El primer operativo se registró ayer, con la notificación a un grupo de vecinos que tienen sus casas al lado de las pocas dunas de arena. Para mañana, se ha previsto cumplir un trabajo similar, hasta concluir el trabajo, con el objetivo de verificar la existencia de dueños o de loteadores.

Por el momento, los técnicos municipales efectuaron la apertura de zanjas, alrededor de los arenales, para impedir que los camioneros o volqueteros puedan ingresar a ese lugar, con el objetivo de comercializar esa arena amarilla como si fuera material de construcción de finísima calidad.

“Ya hemos excavado un kilómetro de zanja, alrededor de los arenales. Tenemos una instrucción, para evitar el ingreso de camiones y personas inescrupulosas que negocian con los arenales”, explicó el jefe de mantenimiento de vías, Joaquín Mamani.

El concejal José Rojas dijo que en el seno del Concejo Municipal de Oruro “se han recibido varias denuncias de avasallamiento de terrenos en el sector y, por eso, es necesario verificar el hecho, tal como está ocurriendo ahora, porque la arena está desapareciendo en forma permanente”.

El proceso de destrucción de las dunas de arena ocurrió desde hace 20 años, cuando se terminó de eliminar otras dunas de arena de la zona este, donde ahora solamente existen algunos rastros de esos recursos naturales, mientras que en los alrededores se pueden advertir viviendas por todas partes, hasta cerca del aeropuerto internacional Juan Mendoza.

La presidenta del Concejo Municipal, Magda Suaznabar, dijo que hay varias disposiciones legales para proteger los recursos naturales, como este lugar, pero no se ha hecho nada, durante 20 años.

Entre los loteadores de terrenos de Cochiraya se encontraban incluso dirigentes de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Oruro, que hace cinco años, empezaron a parcelar los arenales. Algunos lograron construir sus casas y después los vendieron a otras personas.

“Estamos notificando a los supuestos dueños. Queremos que presenten sus documentos de propiedad y se está pidiendo al Instituto Geográfico Militar la delimitación exacta de los terrenos, para preservar uno de los pocos atractivos naturales de Oruro”, afirmó Julio César Miranda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada