domingo, 22 de mayo de 2016

Oruro, la ciudad de contrastes económicos y fiestas sociales

Oruro es una ciudad de contrastes económicos. Los sectores más pobres se instalaron en la zona Norte y la zona Este, pero por la zona Sur y el Oeste, se puede advertir el poder económico, edificios de lujo y grandes fiestas sociales, donde es fácil regalar vehículos sin mayor esfuerzo.

Oruro crece en los alrededores de la ciudad, sin planificación, con las mismas calles estrechas de hace más de 400 años y sin control de ninguna naturaleza. Sin embargo, los ciudadanos hacen el esfuerzo de tener su casa, fuera del radio urbano.

La construcción de casas en la zona Norte de la ciudad avanza a paso acelerado. Los dueños tuvieron que levantar las manos ante el constante avasallamiento de terrenos. Otros, en cambio, siguen un largo y tortuoso camino del proceso judicial, incluso bajo amenaza de muerte.

Sin embargo, las construcciones son irremediablemente más grandes, incluso con edificios de dos o tres pisos, en lugares que antes parecían inaccesibles, como en la zona hacia el balneario de Capachos. Los terrenos fueron loteados, sin ninguna planificación.

Según los profesionales entendidos en la materia, el lugar ideal para el crecimiento de la ciudad de Oruro es la zona Norte, porque, primero, hay espacio territorial suficiente para la construcción de casas y lugares de recreación. Segundo, la mayoría de las instituciones, han previsto la necesidad de unir a Oruro con Caracollo, para formar parte de los corredores bioceánicos. Tercero, porque los servicios de agua potable están cerca de los pozos acuíferos y cuarto, el camino Oruro-La Paz permite utilizar la carretera para el traslado de materiales de construcción.

HACIA EL ESTE

El crecimiento hacia la zona Este no ha dejado de ser importante. Alrededor del aeropuerto internacional, se ha construido una cárcel de máxima seguridad, que aún está sin uso, por falta de muro perimetral. En la zona, se han construido miles de casas, algunas precarias, pero la mayoría con visión de futuro.

El camino Oruro-Vinto, que antes parecía ser un largo trayecto, ahora está lleno de casas en los alrededores. Extensos barrios forman parte de ese lugar. La misma población de Vinto, ha preferido vender sus terrenos al mejor postor, para olvidarse de las actividades agrícolas y pecuarias.

Oruro empieza a unir esfuerzos para mantener el crecimiento desde Vinto hasta Capachos, un espacio de 5 kilómetros, donde antes solamente vivían algunos ladrilleros.

El crecimiento, sin embargo, avanza hacia el lado de Potosí, a la tranca de Vichuloma, donde ya se puede advertir casas por doquier.

“Ahora no hay espacio para construir casas. Oruro está creciendo”, afirmó el presidente de la Federación de Juntas Vecinales Periurbanas, José Flores. Las construcciones se pueden advertir incluso mucho más allá de la tranca de Vichuloma.

EL SUROESTE PROGRESISTA

Por detrás de la ciudad de Oruro, como dice la gente, a la zona Oeste, existe otra realidad. Las mejores construcciones de edificios y de viviendas se pueden encontrar en la zona Sur y la zona Oeste. Allí, se asentaron miles de comerciantes que se dedican a la compra y venta de contrabando.

Cada casa tiene su garaje y su galpón, pero al lado, existe un edificio de última generación, con todos los servicios. La zona está considerada la más progresista, pero al mismo tiempo, la más social. Allí, existen las mejores fiestas de fin de semana, desde los cumpleaños hasta los matrimonios de lujo, con mil invitados, con locales de fiesta que parecen ser campos deportivos.

Por la zona, nadie se queja de la escasez de recursos económicos. Se hace ostentación de dinero y de regalos, incluyendo vehículos, en caso de matrimonios. A veces, se regalan 20 o 50 cajas de cerveza, para que siga la fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada