viernes, 12 de febrero de 2016

Oruro y su contribución a la guerra de Independencia


Existe mucha controversia entre los historiadores y los hechos que investigan, ya que al ser acontecimientos del pasado, sólo tenemos indicios de lo que ocurrió, a través de documentos que quedaron de los años precedentes, sin embargo, existen revelaciones que son muy ciertas y contundentes, las cuales se pueden comprobar gracias a los mismos pergaminos consultados.

El primer documento que da cuenta de un contubernio para librarse del yugo español, en este lado de lo que hoy conocemos como Bolivia, fue el manifiesto de agravios de Juan Bélez de Córdoba.

Años más tarde, se volvió a conjurar contra la corona española, debido a diferentes causas que se pueden resumir en una sola palabra "descontento", la gente que habitaba las altas tierras de los Urus estaba disconforme por los elevados tributos que cada vez subían más, por la mita que diezmaba comunidades indígenas, el mal trato que recibían, el hecho de hacerles comprar lo que consideraban artículos de lujo e innecesarios y así una serie de otras exigencias que llegaron junto a los colonizadores españoles y provocaban el malestar en la población.

Fue de esa manera que Sebastián Pagador lanzó una proclama el 10 de Febrero de 1781, siendo la chispa que encendió la rebelión. Si bien la revuelta, por diferentes motivos no fue definitiva para alcanzar la independencia del yugo español, se constituyó en un aporte sumamente importante que sirvió para que décadas más tarde cundiera el ejemplo y la gente de otras regiones decidiera levantarse para alcanzar la libertad y construir una patria nueva, sin opresión, sin esclavitud y maltrato de ninguna clase, más equitativa y justa.

Son esos hechos que hicieron que esta fecha se tornara en significativa para los ciudadanos orureños, por lo que se decidió reivindicarla como la efemérides departamental de Oruro, pese a que la revuelta que realmente fue parte de la guerra de los 15 años y que derivó en la Independencia de Bolivia, se dio el 6 de Octubre de 1810.

Según las investigaciones históricas, los indígenas que apoyaron la revuelta, aunque no estuvieron el mismo día que comenzó, es decir el 10 de Febrero, sino que llegaron después, recibieron un trato discriminatorio de Jacinto Rodríguez, quien fungía como corregidor, por lo que aquéllos reaccionaron contra criollos y mestizos, situación que fue bien aprovechada por los españoles, quienes a esas alturas también habían recibido refuerzos, y fue así cómo retomaron el poder y enjuiciaron a los conjurados, muchos de ellos murieron o fueron encarcelados.

Sin embargo, el considerado héroe máximo de dicha revuelta, Sebastián Pagador, fue muerto por los propios indígenas, porque defendió del saqueo las arcas reales, que serían la base económica del nuevo gobierno patriota.

Los alzamientos, revueltas y revoluciones no se dan de un día para otro, sino que suponen un proceso, por lo que la historia recoge hechos de antes, durante y después de los acontecimientos de febrero, los cuales reflejamos en la presente publicación. Además de hablar de los antecedentes, detalles y personajes que hicieron a esta fecha histórica lo que es hoy, y por lo que fue reivindicada para recordar como el aniversario cívico de Oruro.

A través de esta publicación, además de cumplir la sagrada misión que tiene LA PATRIA de informar y educar, queremos rendir nuestro más ferviente homenaje a esta ínclita tierra que nos cobija y a muchos de nosotros nos vio nacer.

Queremos como siempre llenar las expectativas de nuestros amables lectores y esperamos haberlo conseguido con este material, trabajado cuidadosamente y consultando diferentes fuentes históricas.



Directora

No hay comentarios:

Publicar un comentario