sábado, 1 de noviembre de 2014

Faro del Conchupata: Un orgullo orureño

El Faro del Conchupata es un lugar histórico que llena de orgullo a los orureños porque ahí es donde flameó por primera vez la tricolor boliviana el 7 de Noviembre de 1851, se encuentra ubicado en la cima de la colina conocida como Conchupata, entre las calles Presidente Montes, La Plata, Montesinos y Tupiza.

Mediante Ley Departamental 018 del 8 de Febrero de 2012 se declaró monumento histórico y arquitectónico del departamento de Oruro al Faro del Conchupata.

Este imponente monumento es un excelente punto de referencia, desde ese sector se tiene una vista magnífica para apreciar la ciudad y sus alrededores. El Faro recuerda la defensa de la ciudad de Oruro al gobierno de Manuel Isidoro Belzu, quien le daría su segundo título como "Primera ciudad salvadora de instituciones", en una plaqueta que se mantiene en su estructura.

Hacia el sector oeste, se encuentra el monumento a uno de los mejores artistas, cantautor del país conocido a nivel internacional, Raúl Shaw Boutier, más conocido en el ámbito artístico musical como Raúl Shaw Moreno.

Este conocido intérprete del bolero nació en la cuna de grandes personajes, Oruro el 30 de noviembre de 1923 y falleció en Buenos Aires Argentina el 13 de abril de 2003, a la edad de 79 años.

Precisamente en su lugar de nacimiento le fue develada una estatua absolutamente emblemática para la historia de los grandes personajes orureños.

Fue uno de los mejores cantores del país, su voz engalanaba con bello timbre a quienes gustaban de sus románticas canciones.

El mayor éxito de su carrera profesional fue a partir del año 1952 cuando uno de los tríos más afamados del mundo como fueron Los Panchos de México le invitan para que sea integrante del grupo. Los mexicanos quedaron encantados con su voz, entonces por más de 15 meses su maravillosa voz llegó a todos los escenarios de América junto a Los Panchos, llenando de orgullo a sus compatriotas.

Siguiendo con nuestro recorrido a uno de los sectores más hermosos de la ciudad, por su exuberante vegetación, encontramos un verdadero jardín con hermosa vegetación donde se congrega sobre todo la juventud para un sano esparcimiento, a pocos metros está el teatro al aire libre "Luís Mendizábal Santa Cruz", donde se destaca, en la parte exterior de su fachada, los escudos de los nueve departamentos en una total demostración de unidad a través de la cultura la hermandad constante que debe existir entre todos los bolivianos.

Avanzando unos cuantos metros hacia el sector Este, se obtiene una agradable vista del parque Avaroa, un lugar de mucha historia y tradición, ahí está erigido el busto a uno de los héroes más importantes del país que defendió nuestra soberanía en la Guerra del Pacífico (1879) siendo acribillado por los chilenos precisamente en el puente del Topáter en Calama. Esa representación también se puede apreciar en dicho parque, por ello para conmemorar a uno de los héroes de esta invasión de los chilenos, se decidió establecer una plaza que lleva su nombre: Eduardo Avaroa.

Esta obra fue construida a inicios del siglo pasado y está ubicada en las calles Presidente Montes, Tupiza y La Plata. Allí resalta el busto del héroe boliviano quien pronunció la frase célebre: "¿Rendirme yo? Que se rinda su abuela c…". Eduardo Avaroa Hidalgo, nació el 13 de octubre de 1838, en San Pedro de Atacama. Sus padres fueron Juan Avaroa y Benita Hidalgo. Se casó con Irene Rivero, madre de sus cinco hijos Amalia, Andrónico, Eugenio, Antonia y Eduardo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario