martes, 7 de mayo de 2013

Plaza 10 de Febrero un espacio histórico y único

La Plaza 10 de Febrero, denominada también como la Plaza de Armas o el centro histórico de Oruro, es un lugar único porque desde que fue fundada la ciudad de Oruro, el 1 de Noviembre de 1606 por Manuel de Castro Castillo y Padilla, se constituyó el centro de una serie de hechos que marcaron la historia del país.

Fue el lugar donde se gestaron las revoluciones, entre ellas, la del Manifiesto de Agravios de 1739, la revolución del 10 de Febrero de 1781. Desde allí también se dirigieron varios golpes de estado de los primeros gobiernos republicanos.

Allí nació el matutino LA PATRIA en 1919, fue la primera plaza de armas de Bolivia que fue asfaltada, también fue testigo mudo del ingreso del tren, durante la presidencia de Aniceto Arce en 1892, se erigió un monumento en su nombre.

La Plaza 10 de Febrero data desde 1606 de acuerdo al acta de fundación de la ciudad de Oruro, tenía el nombre de Plaza Mayor y la Plaza del Rey.

El estilo español continúa en la Plaza hasta los primeros años de 1900, para luego cambiar a un estilo francés por influencia de los habitantes de esa época.

La nueva plaza comenzó a tener una serie de elementos como las fuentes de agua, los recorridos que están dirigidos por las jardineras que están alrededor, además del kiosco, todo al estilo francés.

Alrededor de la fuente están los animales hechos en bronce, cuatro leones, dos perros, un jabalí y un lobo, distribuidos equitativamente. Estos objetos llevan una inscripción en francés en la parte inferior que indica: "Fonderies d’art Val D’osne 58 B Voltaire Paris A.J. (sin año lamentablemente)".

ÁRBOLES

A la fecha fueron talados 24 árboles, el único rastro que queda es un tocón que sobresale de la superficie de la tierra. El árbol que recientemente fue talado tenía más de 100 años de existencia y en estos días lo sacaron, volviendo más rala la diversidad de la plaza. En la actualidad sobreviven 107 árboles, unos más cuidados que otros y uno que otro que está en agonía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario