jueves, 6 de septiembre de 2012

El 5 de septiembre de 1826 se creó el sexto departamento

Bolivia nació a la vida republicana el 6 de agosto de 1825, con cinco departamentos La Paz, Potosí, Chuquisaca, Cochabamba y Santa Cruz. El sexto departamento se creó poco más de un año después, es decir el 5 de septiembre de 1826, cuando la Asamblea General Constituyente definió la fundación de Oruro, con tres provincias Oruro, Paria y Carangas.

La erección de Oruro como departamento no fue decidida al azar sino que hubo gente visionaria que la impulsó como fueron José María Dalence, Francisco Palazuelos e Hidalgo Moscoso, quienes realizaron las gestiones correspondientes, por la importancia que revestía esta región para el progreso de Bolivia, pues, su aporte no fue sólo en la consolidación de la República, sino que en lo económico fue grande su contribución a través de la minería.

Oruro desde siempre fue una tierra de visionarios y pioneros, por lo que al crearse como departamento se hizo una delimitación "proporcionada", pero a pesar de haberse determinado los límites desde entonces, ahora esta región confronta problemas con los departamentos circundantes, por la ambición que lleva a las personas a querer hacerse de territorio, más si es rico en minerales o en tierra fértil para la agricultura.

ACTA

El acta de fundación de Oruro como departamento le daba las características en el momento de su creación, las que con el tiempo fueron modificándose hasta llegar lo que es hoy por hoy este territorio.

Según el documento promulgado por el entonces presidente de Bolivia, Antonio José de Sucre dice a la letra:



"El Congreso Jeneral Constituyente de la República Boliviana ha sancionado lo siguiente:



1º Se erige un nuevo departamento al oeste de la República, compuesto por ahora, de las provincias Oruro, Paria y Carangas.



2º La capital de este departamento será la ciudad de Oruro.



3º En la nueva división que ha de hacerse del territorio de la República, se le señalarán límites proporcionados.



4º Comuníquese al Poder Ejecutivo para su publicación y cumplimiento.



Dada en la sala de sesiones en Chuquisaca a 4 de septiembre de 1826. Matías Terrazas presidente; José Manuel de Asín, diputado secretario; José María Salinas, secretario. Palacio de Gobierno en Chuquisaca a 5 de septiembre de 1826. Ejecútese Antonio José de Sucre, el ministro del Interior, Facundo Infante."



De esa manera se dio el visto bueno para la creación de este nuevo departamento, que si bien recibió la ingratitud de propios y extraños, al dejar de lado su progreso que se traduce en la espera de más de medio siglo para la construcción de la carretera Oruro – Pisiga, sueño anhelado por décadas en la visión de tener un corredor bi-oceánico que una el Pacífico con el Atlántico, a fin de que con él llegase desarrollo y bienestar para la región.

Otro proyecto que aún es sólo un sueño es el poder contar con un aeropuerto internacional, o por lo menos uno que vincule a Oruro con otros departamentos, pues hasta el momento las comunicaciones han tenido que ser por tierra, con los consiguientes conflictos que deben confrontar los oriundos de este terruño cuando se bloquean las carreteras o se debe recorrer enormes distancias para llegar a algún lugar.

ORURO PRODUCTIVO

Pese a todas las dificultades que han tenido que afrontar los orureños, esta es una tierra rica y de gente trabajadora, que sin importar sus limitaciones ha sabido mantenerse a flote y surgir en lo económico.

Oruro tiene gran potencial productivo, pues en la mayoría de las provincias la gente se dedica a la agricultura, obteniendo alimentos de alto valor nutritivo como hortalizas, granos y tubérculos, es decir, se produce zanahoria, ajo, remolacha, papa, haba, cebolla y por supuesto la quinua, considerada como el "grano de oro".

En cuanto a la ganadería, la mayor parte se dedica a los camélidos, aunque también existe ganado ovino, porcino y vacuno. No obstante, el fuerte de Oruro es la actividad productiva que gira en torno a los camélidos, pues, a través de diferentes programas de desarrollo se ha potenciado el ganado camélido, mejorando las razas, por ende los productos derivados de las llamas, alpacas y vicuñas, es decir la lana, fibra, cuero y carne, que hoy por hoy son de calidad más alta, por lo tanto propias para la exportación.

Por otra parte, pese a trabajarse con recursos no renovables, la minería continúa siendo una actividad pujante en el departamento de Oruro, que aún sustenta en gran manera el Tesoro General de la Nación, y continúa apoyando en el progreso de los otros departamentos, a pesar también se ser una región autónoma.

El aporte de Oruro, como departamento, al progreso de Bolivia es grande, por lo que ahora que cumple 186 años de su creación es justo hacer un homenaje a la tierra y a su gente, por eso, a través de las páginas de LA PATRIA lo hacemos con esta publicación que refleja el potencial económico de las diferentes provincias, además de algunos datos útiles de todas y cada una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada